La timpanoplastia se realiza para tratar el origen y/o las secuelas de las infecciones del oído medio como supuración crónica, colesteatoma o perforación timpánica con o sin rotura de la cadena osicular.

Consiste en la limpieza de las cavidades del oído y la reconstrucción, si es posible, de la cadena de huesecillos (usando restos de los propios huesecillos, prótesis de titanio o de hidroxilapatita) y de la membrana timpánica mediante materiales del propio paciente (fascia muscular, pericondrio o el propio cartílago de la oreja).

En algunos casos puede llevarse a cabo a través del conducto auditivo. En otros casos, se pueden realizar de diferentes incisiones: hacia arriba, a partir del conducto auditivo, o, lo que es más frecuente, por detrás de la oreja.

Noticias relacionadas del Blog OidoNarizyGarganta.es: